Y si me quiero ir de viaje a … LA RIVIERA MAYA?

 

Buenas de nuevo!

 

Ya siento este abandono pero no es tiempo, precisamente, lo que me sobra.

 

Una vez aquí voy a comentaros algo de mi viaje a México; viaje del que he regresado ayer. Ha sido un viaje desde el 20 de agosto hasta el 27 (aterrizamos el 28 en Madrid). Fui con 16 personas más, 15 de ellas de una escuela de buceo de Madrid. Gente encantadora que me ha hecho un viaje muy fácil.

 

Hotel Catalonia Yucatán. Si puedes evitarlo, hazlo. Con un todo incluido NO tienen nada abierto las 24 horas para poder comer algo o beber. Son lentos para demandas que puedas hacerles como algo tan complicado como … un secador.

 

Como generalidades os comentaré varias cosas:

.- El calor de agosto es insoportable. Desde luego que si me pagan un viaje en agosto de 2017 no regreso.

.- Los mexicanos, el ambiente, el colorido, el humor, sus playas, la comida,… y sus descubrimientos arqueológicos con impresionantes. Con otra temperatura regresaría YA.

.- Tienes que guardar 65€/1125 pesos mexicanos para poder salir del país. Con el cambio actual te sale mejor pagar en pesos, como para excursiones, etc. Ojo, NO puedes pagar con tarjeta de crédito.

.- Lleva un adaptador para poder cargar tu móvil, cámara, etc.

.- Allí son 7 horas menos con lo que tu desayuno en México, si madrugas, suele coincidir con la comida de tu familia en España. Tenlo en cuenta para las llamadas de teléfono.

.- No olvides llevar buen calzado, productos para evitar las picaduras (relec es lo más recomendado), algo para después de la picadura (porque incluso con pulseras y relec, te pican), broceadotes (recomiendan biodegradable, allí lo puedes comprar), gorra, gafas de sol y chubasquero.

.- Si no llevas bien que te tomen el pelo por ser extranjero, olvídate, te van a cobrar más caro y si encima llevas una pulsera de un resort estás perdido…

 

.- Hay muchos guías y taxistas con los que puedes contactar para hacer algunas de las visitas más recomendadas. Te pongo el nombre de varios con los que contacté. Todos tienen whatsapp y dirección de correo electrónico. Te solicitarán el nombre de tu hotel y el número de la habitación. Con el nombre del hotel algunos hacen el cálculo del presupuesto. Evidentemente la habitación del hotel se la das cuando llegas al mismo y haces el ingreso en el hotel.

  • Andrés Mora es uno de los guías más valorados en Internet. Yo contacté con él para hacer algunas excursiones porque iba con un grupo de 17 personas pero sólo 2 de ellas no buceábamos. Él me incluyó en dos excursiones para los días de buceo. Finalmente no pude hacerlas y las tuve que anular. Es guía, no taxista y ya tiene las rutas organizadas; esto es, no puedes pedirle una ruta diferente a las que él te ofrece. Tlf: 0052 1 998 214 9009. Dentro de las excursiones que os propone están:
    • Tulum + Playa Paraíso + Gand cenote + Cobá lo ofrece por 990 pesos ó 55€. Incluye entradas, comida típica y transporte. Como él es guía oficial no hace falta contratar a otro.
    • Muyil + Sian Kaan + Xcaret + Akumal lo ofrece por el mismo precio e incluye lo mismo que la anterior.
    • Chichén Itzá + Cenote Ik Kil + Ek Balam + una aldea Maya o Valladolid. Incluye lo mismo que las anteriores y cuesta 1150 pesos ó 62,5€
  • Manuel Cortés es otro guía turístico del que hablan muy bien personas a las que ha acompañado en sus excursiones por Riviera Maya. Tlf: 0052 1 998 215 5329. Ofrece varios tours como los siguientes:
    • Chichén Itzá + Cenote Ik Kil + Valladolid + Ek Balam por 1300 pesos ó 65€
    • Tulum + Cobá + Cenote Tancha-Ha por 1100 pesos o 55€
    • Sian Kaan + Sac’Actun + Akumal por 1200 pesos
  • Un taxista que me recomendaron dos amigas porque hicieron los tours con él es Gaspar Osorno. Tlf 0052 1 984 807 7203. Si le envías un wpp él te envía mucha información. Gaspar tiene página web www.rivieramayaentaxi.hol.es . Él te ofrece más de 10 tours, alguno de ellos de más de un día. Las visitas son prácticamente coincidentes con las que ofrecen los anteriores que he comentado y añade muchas más.
  • Juan Carlos Hedding también lo recomiendan viajeros en Internet pero no puedo darte datos porque no los tengo. Lo siento.
  • Dante. Súper amable por teléfono. Es un chico joven que ha realizado varias excursiones con algunos grupos de españoles. Tlf: 0052 1 984 135 8981. Su dirección de correo es ludath18@gmail.com. Yo intercambié varios wpp y, además de muchos detalles, envió varias fotos espectaculares. Con Dante SÍ que puedes contratar las excursiones que quieras, puedes proponerle rutas y él te dará presupuesto.
  • También contacté con un tal José Luis Curiel pero no conseguí que me respondiera. Es posible que no tenga bien los datos. Tlf 0052 1 984 157 8849.
  • Y, para terminar, os contaré con quién hicimos todas nuestras excursiones. Una vecina me habló de él 3 días antes de salir para allá. Ella acababa de regresar de Riviera Maya y había hecho su excursión con Andrés Téllez. Contacté con él quien me derivo a Carmen, su mujer. A partir de ahí fue nuestra interlocutora. Tlf de Andrés 0052 1 984 807 8005. Tlf de Carmen 0052 1 984 143 1319. Luego os contaré qué excursiones hicimos con él y para qué le contratamos.

 

Los buceadores tenían 8 inmersiones repartidas en 4 días: 22, 23, 24 y 25 de agosto. Esto nos dejaba dos días libres para hacer excursiones: 21 y 26. Una de las personas de la escuela de buceo que ya había estado en México y conocía los lugares más espectaculares, había cerrado visitar Chichén Itzá y Tulum el día 26. Esto nos dejaba Cobá y Ek Balam como lugares para visitar y complementar la parte arqueológica más importante.

Os cuento cómo fue mi viaje.

 

Día 20 de agosto de 2016.

 

Nuestro vuelo salía a las 13:50 pero quedamos en el aeropuerto a las 10:00. Volamos con EVELOP y tras casi 10 horas de vuelo llegamos al infierno. Nuestro vuelo aterrizó sobre las 17:30h. Salimos del avión y unas cien bofetadas de calor vinieron a nuestros cuerpos. Qué horror!!! Será todos los días así??? Y peor… ya os contaré.

 

El autobús nos estaba esperando para llevarnos al hotel. Estábamos unas 50 personas a las que había que repartir entre varios hoteles. El “chiquito del micrófono” nos dio unos datos básicos y nos puso un vídeo sobre sitios para visitar en Riviera Maya. La parte final del recorrido fue una charla sobre lo importante de estar al día siguiente a las 9:00 en el lobby del hotel para escuchar todos los datos importantes que no podíamos perdernos.

 

Llegamos a nuestro hotel: Catalonia Yucatán. Nos dieron habitación en la planta baja, demasiado cerca del verde para mi gusto; en fin. De todo el grupo 5 estábamos en ese hotel, el resto estaban en el Catalonia Riviera Maya. Ambos hoteles comparten zonas comunes, sólo se diferencian en las habitaciones, o eso dicen, y en que puedes cenar todos los días en los restaurantes del hotel. Mientras que los del Yucatán sólo podíamos ir una noche a cada restaurante: japonés (con un tepanyaki), mexicano, italiano y steak bar.

 

Deshicimos maletas y nos fuimos a cenar a uno de los dos buffet, el brisa. Estuvo bien, variedad de platos. Después quedamos todos en ·”el abuelo”, uno de los bares; está junto a la recepción del Riviera. Allí probamos nuestro primer cóctel. De hecho habíamos cenado con agua. Sobre las 23:00 nos retiramos a la habitación, en España eran las 6:30 de la madrugada. Y yo despierta!!!. Ya era una hora prudente para tener sueño aunque éramos conscientes de que no íbamos a dormir mucho.

 

Día 21 de agosto de 2016.

 

Habíamos contactado con Andrés Téllez y teníamos que estar a las 7:00 en el lobby de nuestro hotel.

 

Tiene una van (furgoneta) de 14 plazas aunque sólo fuimos 7. Le acompañaba Rubén, un joven encantador al que deseo un magnífico futuro con los turistas. Tiene un gran maestro. Andrés es un hombre encantador con un buen sentido del humor. Su trabajo es de taxista y te da dos opciones de contratación: sólo transporte o transporte + comida + guía + entradas. Nosotros le contratamos el completo. Creo que para ellos las entradas son más baratas y, ciertamente, es más cómodo.

 

Las primeras paradas fueron en el pueblo Tulum, buscando cajas de cambio abiertas pero, finalmente, hubo que sacar dinero de un cajero. De ahí ya empezó la visita.

 

Nuestro primer destino era COBÁ. Llegamos tras más de 100km por una carretera bastante aceptable, con arcenes grandes y buen firme. Andrés nos dio una vuelta por Cobá y llegamos bordeando la laguna de los cocodrilos. Obviamente no vimos ninguno. Entras por una control donde te dan las entradas y ya aparcas en la puerta del complejo.

Alquilamos por 200 pesos un triciclo para 2 personas con conductor y por 700 pesos un guía. Como éramos un grupo impar, el guía fue con uno de nosotros. Cada parada nos iba explicando lo que veíamos.

Es un tremendo complejo de ruinas, muchas aún sin descubrir. Parece que hace cientos de años era la mayor cuidad de Yucatán. Os recomiendo la visita y el uso del triciclo.

La gran pirámide es espectacular, la más alta de las que hemos visto y … se puede subir. Afortunadamente tiene una cuerda en el centro que te ayuda a subir. Creo recordar que son 42m con 110 peldaños pequeños, estrechos y altos. Yo subí agarrada a la cuerda y bajé de la misma manera y sin mirar hacia abajo porque se ve tremendo desde arriba. Vas a poder observar la selva, kilómetros de selva y te parecerán árboles muy pequeños; árboles que cuando vas por los caminos se ven enormes. Yo siempre subo colocando primero la pierna derecha y bajo de la misma manera y … con mi querida cuerda. Sí os digo que no es apta para personas con vértigo.

 

De ahí fuimos a VALLADOLID. Siendo de Valladolid-España y con lo que había leído tenía mucha curiosidad. Es una cuidad grande con 6 iglesias coloniales, con cenotes, con varios mercados, … y la Universidad de Valladolid. Andrés dio una vuelta por el pueblo con la van y nos dejó en el centro. Tiempo 1h libre. Visitamos la iglesia que hay en la plaza principal. Parece que no es fácil coincidir con que esté abierta y tuvimos suerte. Recuerda un poco al interior de una iglesia de una ciudad española pero mucho más sobria. Por fuera es un edificio bastante grande. Después nos dimos un paseo por una calle de tiendas y con dos mercados de artesanías y la visita a los puestos de la plaza principal, en los que no comprarnos nada, nos hicimos la típica foto en las sillas blancas que se enfrentan entre sí y terminamos tomando una cervecita sol bien fría en una bar de la plaza. Tras la tremenda sudada de la visita del complejo arqueológico y con el calor que hacía, era el momento de refrescarnos un poco y así lo hicimos. Ole!!!

 

Para comer, Andrés tenía previsto que fuéramos a un restaurante familiar de TEMOZON. Comes una parrilla de carne, unos nachos (en México se conocen como topos) con salsas caseras, unas minihamburguesas muy ricas y las eternas tortillas de maíz. Para beber: cervezas y cheladas. La chelada es una cerveza con limón y hielos. Por cierto, los hielos no duran nada en México. A penas empiezas a beber tienes que pedir más hielos y más hielos y más hielos,…

 

A las 15:30 teníamos que estar en EK BALAM para que nos diera tiempo a entrar y verlo todo. Continuamos camino de esas ruinas arqueológicas y llegamos justo a las 15:30. Está a unos 20 km de Valladolid. Hay un montón de restos que visitamos con un guía. Puedes subir a una pequeña pirámide de fácil acceso y a la gran pirámide. La pequeña está muy bien, no supone mucho esfuerzo y los escalones son más bajos y anchos que los de COBÁ. Después sigues viendo más restos y llegas a la gran pirámide. Confieso que no subí. Estaba cansada, muy cansada tras la otra subida y no podía hacer más calor. El guía subió hasta la mitad con el grupo y al bajar nos enseñó varias fotos de unas esculturas que hay en la zona central. Jo, eran muy curiosas y algo diferente que ver en una pirámide. Está bien, subí hasta allí y sin cuerda. Mejores escaleras que bajé, después, de una en una, de medio lado, apoyando pierna derecha primero y mano izquierda en escalón superior. Así fue fácil y evitaba ir mirando abajo. Muy recomendable esta pirámide.

 

Fue una paliza de día porque coincidieron las dos pirámides a las que se puede subir en el mismo día pero mereció la pena. No os perdáis ninguna de las dos.

 

Para terminar salimos hacia 4 aldeas Mayas: Santa Rita, Kunuku, Salsibay y Yalcoba. En la primera paramos en una casa en la que hacían hamacas de manera artesanal. Nos enseñó su casa, la parte de atrás con sus animales y conocimos a algunas personas del pueblo, sobre todo niños. Cuando vas a visitar aldeas Mayas te recomiendan que lleves bolígrafos, pinturas,… y chuches. Las chuches las compramos allí pero lo demás lo llevamos desde España. Las repartimos entre los niños de las 3 primeras aldeas. La cuarta ya la vimos desde el coche. Ciertamente te aterriza en otra realidad, realidad que sabes que existe pero que no ves. Todas las personas encantadoras y muy educadas, algunas muy muy tímidas. Fue una experiencia fantásticas.

 

Día 22 de agosto de 2016

 

Pasará sin pena ni gloria. Visité el resort e hice fotos. Aproveché para tomar un zumo natural en el Ma Loo y terminé en la piscina. Infierno!!! Parece mentira pero a las 7:00 ya hace un insoportable calor, ni os digo a las 11:00… El agua de la ducha está caliente pero el de la piscina, el de la piscina,… el de la piscina sólo te provoca preguntarte cuántas personas han hecho pis ahí antes de que tu te metas. No digo más.

Ciertamente puedes tomar unas piñas coladas y unos cocolocos pero tampoco te vas a pasar el día amortizando el TI. Al final pruebas un par de cosas, te das un baño, vas a tu habitación a hacer el correspondiente pis y a comer. Buffet el mercado. Nos gustaba más. Ventaja de el brisas: no te huele todo a comida al finalizar, ventaja de el mercado: tiene aire acondicionado. Ole con ole porque PUEDES RESPIRAR.

Ese día lo pasé con inmensas agujetas y un mareo constante que no logró hacer desaparecer ni la siesta.

Tarde con más piscina y cena tranquila en el restaurante japonés del hotel. Es una cena tepanyaki, es decir, hacen las comida delante de ti con espectáculo del cocinero. Todas las cenas de los restaurantes especiales son cerradas y la del japonés es la única que no incluye postre. No es el mejor sushi del mundo, ni mucho menos; los segundos no están mal y los margaritas muy ricos…

Pronto a la cama y … a dormir.

 

Día 23 de agosto de 2016

 

Empieza el día con el desayuno, qué original!!! Como todos. Pero ese día un compañero de viaje me pide que le compre una tarjeta micro SD y tras preguntar en la recepción las opciones son: hoel, centro comercial de Puerto Aventuras o tienda fuera d Puertos Aventuras. La tercera es la mejor opción y voy a buscar una bicicleta de las que deja el hotel. Espero a que abran porque no lo hacen hasta las 9:00. Soy la primera, claro y me dejan una bici blanca, la número 76. Llevaba más de 20 años sin subirme a una bici y no se olvida pero cuesta coger el ritmo, la verdad, al menos a mi.

Me voy hasta la entrada de Puerto Aventuras y me dicen que tengo que dejar la bici dentro, en un parking abierto, sin seguridad pero, como me dijeron en la garita de entrada “no roban pero si lo hacen, hay cámaras”. Vaya tranquilidad!!! Salí, compré la tarjeta y al regresar, allí estaba la bici.

Regresé y a medio camino se me salió la cadena. Y fue genial porque encontré el delfinario. El hecho de ir andando mientras llevas una bici te permite centrarte en lo que hay alrededor y eso me permitió ver una pequeña cascada detrás del restaurante Hippo. Al entrar vi un lago con varios grupos de delfines y muchos extranjeros disfrutando de tenerlos tan cerca. Mientras pasaba por allí Ángel, uno de los fotógrafos, me dio información de las diferentes posibilidades. Yo no tenía intención de participar pero una amiga, la otra que no buceaba, sí. Desde 100$ hasta 257$. Ángel colocó la cadena a la bici pero esta, rebelde, decidió volver a salirse.

Tomé un par de doble XX mientras veía alguno de los espectáculos y regresé a dejar la bici.

El resto del día fue piscina y tranquilidad y ese insoportable calor.

Cenamos y tomamos una copa en el tequila, otro bar del hotel.

 

Día 24 de agosto de 2016

 

Los buceadores iban a COZUMEL. Parece que es un magnífico sitio para ir a ver arrecifes de coral y muchos más sitios impresionantes. Nos apuntamos las no buceadoras y en una furgoneta a Playa del Carmen. De allí ferry hasta Cozumel. Esperamos a que salieran los buceadores y nos fuimos dando un paseo hacia el centro. Fue el momento de ver la primera tarántula, parece que estábamos en época.

Entramos en un centro comercial y fue la perdición, de hecho ya no vimos más. Tras unas compras regresamos en taxi al centro de buceo, dejamos las mochilas y nos cruzamos a tomar una cerveza a la terraza de enfrente. Las vistas con geniales. Ah, no lo he dicho, el centro de buceo se llama PHOCEA. Ahí tomé mi primer “ojo rojo”. Es una bebida que mezcla: clamato, chile, zumo de limón, salsa inglesa, salsa de almeja y algo más, seguro. Le ponen hielo y puedes tomarlo solo o ir mezclándolo con cerveza. Yo tomé una cerveza victoria, muy fresquita y la segunda la fui mezclando con el ojo rojo. Me encantó aunque según el camarero era la primera europea a la que le gustó.

Después nos fuimos la hotel en el que está el club de buceo pero yo no podía con más sol y esperé a los excursionistas buceadores dentro del club. Tenían wifi y eso está genial.

Regresamos en furgoneta al ferry y lo tomamos para volver a Playa del Carmen. Era un buen día para pasar la tarde allí pero preferimos regresar al hotel y volver más tarde tras una ducha. Recurrimos a Andrés para que nos viniera a buscar. Nosotros salíamos antes que el resto de los compañeros y nos anticipamos. Además habíamos quedado con una española que lleva muchos años viviendo allí y que es amiga de una amiga. Quedamos en el restaurante Zenzi. Por ser original me tomé otra cerveza con un ojo rojo y rematamos tomando los 6, un tequila “centenario añejo”. Había que hacerlo, estábamos en México.

Paseamos por la quinta, entramos en diferentes tiendas de regalos, hicimos fotos a locales muy originales y nos encontramos con parte de nuestra excursión dos veces. Ellos iban a cenar al restaurante “la parrilla”. Nosotros no teníamos hambre. Habíamos comido a las 17:00 en el snack bar del hotel y sólo paramos para tomar algo en “la bodeguita del medio” y porque teníamos que ir a baño.

Andrés nos recogió a las 23:00, como habíamos quedado, y regresamos al hotel.

 

Día 25 de agosto de 2016

 

Último día de buceo. Les tocaban cenotes y nosotras no íbamos a quedarnos sin ver uno de ellos. Un camarero del restaurante del hotel nos recomendó el Chikin-Ha y allí fuimos.

Salimos del hotel caminando hasta el inicio de Puerto Aventuras, unos 25’, luego caminamos por fuera pasando por debajo de la carretera hasta la parada del colectivo. Según estábamos cruzando llegaba: van blanca con raya roja o verde, el nuestro la tenía roja. Corrimos y nos esperaron. Por 15 pesos nos llevaron.

Empezaré diciendo que nos dijo que costaría 200 pesos pero que nos intentarían cobrar 300 pesos. Entonces teníamos que decir que íbamos de su parte y nos cobrarían 200 pesos. Ja, ja y ja. 300 pesos. En su página web no se pillan y ponen precio por actividades y baño en dos cenotes, ceremonia Maya y con alquiler de material de snorquel pero no pone precio sólo de entrada. Es sí, en las opiniones la primera que aparecía comentaba que costaba 200 pesos. En fin, puse una reclamación inútil pero no pude por menos. Visitamos uno, el últimos. No te puedes bañar y lo aprovechan para hacer la ceremonia Maya. Luego puedes nadar en dos más, uno de ellos tiene dos partes y están unidas por dentro. Están bien pero confieso que no para mi. No había escuchado más que cosas geniales y el agua es espectacular, los colores, la flora, los peces,… pero yo soy miedosa, mucho y no me gustó demasiado. Por Dios que esto no os quite las ganas de verlo porque mi caso es excepcional.

Para entrar tuvimos que pasear más de 1 km por un camino hecho en la selva. Ruidos varios y animalitos varios. Tremendo calor y ganas de llegar al final.

Tuvimos que cruzar la carretera general hasta la puerta del hotel Barceló. Allí esperamos otro colectivo que nos llevó a Puerto Aventuras. De nuevo caminando hasta el hotel.

Una comida en “el mercado” y la consiguiente siesta. Había sido un día agotador.

Después estuve en la piscina con el resto del grupo y a cenar. Nos acostamos pronto porque al día siguiente teníamos que madrugar.

 

Día 26 de agosto de 2016

 

Andrés nos sugirió salir a las 6:00 para llegar a Chichén-Itzá a una buena hora y tener la mejor luz para las fotos pero el primer buffet abría a las 6:30 con lo que no podíamos quedar antes de las 7:00. Llegábamos todos sobre las 7:15 y camino del último día completo en México.

Llegamos a CHICHÉN-ITZÁ a las 10:00 y ya estaba nuestro guía preparado Fuimos al baño tras coger varias botellas de agua para el camino e iniciamos la visita. A pesar de haber llegado a las 10:00 casi no había gente con lo que lo vimos en solitario, de hecho tenemos fotos en las que no se ve a nadie más.

Iniciamos en la gran pirámide. Os confieso que me alegro de que no se pueda subir porque me hubiera tocado hacerlo de haberse podido más que nada porque me habría arrepentido de no hacerlo. Es la segunda más alta tras COBÁ, bueno, quizá parecida a EK BALAM pero más empinada. El guía nos mostró cómo hay lugares en los que aplaudiendo se escucha el sonido de un pájaro sagrado, nos explicó cómo salía el sol por determinadas zonas los días del equinoccio de verano e invierno y muchas más curiosidades. Qué pasada los Mayas!!!

Visitamos el observatorio, en todos los hay, la casa de las monjas que creían era un a escuela, el famoso juego de pelota, … y vimos un montón de puestos callejeros de artesanía. Los que mejores precios tienen de cuantos sitios fuimos. Una vez más, no os lo perdáis si vais por allí.

Andrés nos dio 2h y 30’ para la visita.

 

La comida fue de camino. Paramos en un restaurante de camino, no lo conocían pero no había tiempo de ir a otro sitio. Creo que se llamaba la tía panchita o algo así. Comimos comida típica mexicana y pudimos ver cómo la preparaban. No tenían licencia para servir alcohol y nos conformamos con una coca-cola.

 

Llegamos a TULUM casi a las 16:00. Muy tarde. Andrés salió corriendo para coger las entradas. Desde donde dejas la furgoneta hasta las entrada hay casi 1 km de camino por carretera. Entramos y fuimos sin guía. Era tarde y no pudimos encontrar ninguno. Vimos varios restos y nos conformamos con leer los letreros.

La característica principal es que estas ruinas están junto al mar, de hecho detrás de la pirámide principal, en su lado izquierdo, hay unas escaleras por las que puedes bajar a una pequeña playa. La luz y los colores son geniales. Hay sitios fantásticos para hacer fotos. Podríamos haber hecho 100 más pero nos teníamos que ir. La idea era rematar el día en la playa de Tulum pero no nos dio para más, estábamos agotados y regresamos al hotel.

5 de nosotras nos fuimos al Hippo a tomar una cerveza con Andrés y Carmen. Vimos la terraza del Hippo llena de globos y pensamos que había un cumpleaños pero era una fiesta por un el fallecimiento una semana antes de un cliente. Los amigos lo habían organizado. Había muchas fotos del fallecido con su perrito. Confieso que me dio envidia, estaría genial ver la muerte como ellos la ven y celebrarlo en vez de pasarlo tan mal. Pero bueno, es así.

 

Cenamos en el hotel y nos pensamos que podía estar bien pasar nuestra última mañana en México en Playa del Carmen y así lo hicimos. Esta vez Andrés tenía un servicio y nos vino a buscar Marcos, encantador. Nos contó muchísimas curiosidades. Sería genial una mezcla de Andrés y Marcos jajaja. Los buceadores fueron al club a sellar sus libros de buceo, paseamos por Playa, entramos en alguna tienda y en dos supermercados y … regreso al hotel. Comer, ducha y al autobús.

 

Llegamos al aeropuerto y había muchísima gente. Antes de facturar, en la misma cola, pagamos los correspondientes 65€. Por fin facturamos, pasamos el control de seguridad y nos compramos las mejores hamburguesas de México, según alguno de nuestros compañeros expertos en México. El bar está cerca de la puerta C4, Jonny Roberts o parecido se llama.

 

En fin, terminó el viaje. Tengo una guía y, una vez más, podía haberme centrado en contaros esas cosas que pone en  los libros pero no es mi estilo. Si vais, disfrutadlo y si puedo ayudaros, a vuestra disposición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s